12

C.R.

Estoy durmiendo con alguien. Antes, al apagar la tele, lo dejaba en la mesa de luz. Ultimamente se queda en la cama. Y bueno… una mañana le preparé el desayuno, y así y así… se está armando una relación muy linda con C.R. Estoy contenta.

C.R. va ocupando espacios de la casa. Nos estamos adaptando tan bien.
Me da pudor decirlo, pero no sabía qué era el amor, hasta que C.R. llego a mi vida.

Ay, que amor! Hoy me esperó con una ensalada de frutas. Me voy a escuchar un bolero “… que si esto es escandaloso, es más vergonzoso no saber amar… laralarallalalalalala”.

Buen día. Esta es la novedad. Queremos comprarnos un auto. Más adelante nos gustaría agregarle una casilla rodante. C.R. dice que le gustan las tipo boyita, a mí cualquiera que tenga gancho. Bueno pero ahora pensemos en el auto. Estamos entre estos dos. Nos pueden ayudar a elegir cuál? Y ya que están nos pueden ayudar a pagarlo (el que esté en condiciones, ojo, no queremos abusar). Les dejamos el nro de cuenta 40301933/678 banco macro, sucursal rotonda Gutierrez. Qué hermoso C.R., me hizo esta propuesta y ni siquiera tiene carnet. Qué loco! Bueno dinero tampoco. Qué poco!

Volvimos. El viaje no fue tan idílico. No conseguimos el auto porque nadie puso un mango, C.R. menos. Nos fuimos a dedo en camión. Llegamos al campo de unos tíos de C.R. pero nunca salió nadie. Tuvimos que saltar la tranquera y dormir a la intemperie. Santa María Auxiliadora! Auxíliame!

Cuando comienzan mis dudas acerca de algunos comportamientos de C.R., me invita a una reunión familiar. El que está a la izquierda en animada conversación con una prima lejana es C.R. No me gustó nada tanto entusiasmo repentino por la pariente impertinente (que además tiene una gemela). El que está en el centro es el hermano gemelo de C.R. Es una familia grande por tanto gemelo dando vuelta. Cada vez que se expande lo hace por dos, son como los números de fibonacci.

Se dedicó toda la tarde a flirtear con la gemela y a sacarse fotos artísticas al borde de la pileta. La vuelta a casa fue un infierno. Para qué me invitó? Para qué? Menos mal que no compramos el auto (seguro era mellizo también). No quiero tomar decisiones apresuradas, así que mejor me tomo una hesperidina sin hielo porque me están comiendo los nervioooo.

Elvia, la madre de C.R., es electricista. Ahora cada vez que termina sus trabajos se instala en casa. Y hasta que no se termina el atado de 43/70 no se va. No apaga uno que ya te prendió el otro! Bueno, mientras se venga con la cajita de herramientas y no con la valija… Elvia! por qué no revisa este enchufe que da un poquito de corriente…

Tuvimos una discusión grave con la madre de C.R. La cosa se fue de las manos. No se qué hice. Me entró el diablo en el cuerpo. Use guantes para no dejar huellas. No me van a dar emoción violenta. Estoy en problemas.

No estoy parando en casa. Se que la policía me sigue de cerca. Pasé a buscar algo de ropa. Qué dolor! Qué decepción tan honda! Me encontré con esta postal tremenda. Las primas gemelas con C.R.

Y sí, me localizaron en casa. Después de seguirme los pasos una semana. Me grabaron todas las comunicaciones telefónicas hot con C.R. (eso es lo peor). Aunque no me olvido que menos de 20 no me tocan. Ni que se fue con las primas gemelas. Ni que tuve que vender la casa para pagarle al abogado. Traiganme los 43/70 que quedaron de la vieja. Shimmy de vainilla. Y para leer, todo, que voy a andar con tiempo. Qué lindo era tirarse al Sol… Ahora me tiro a la sombra y sin wi fi.